VOLVER AL MENÚ

Click a la flecha para ver más o desliza scroll hacia abajo

Acobambilla es una pequeña comunidad de 242 familias situada en los Andes del Perú a 3.795 metros de altura. El paisaje es montañoso y el clima  frío y seco con temperaturas medias oscilan entre -10 ºC y 18 ºC.

Debido a su situación geografía, la comunidad de Acobambilla se encuentra bastante aislada y su clima es frio y seco, donde su población vive básicamente de la ganadería de ovinos y alpacas, así como de una agricultura fría basada en quinua y patatas.

Los habitantes de Acobambilla hablan Quechua, una lengua milenaria originaria de los Andes y que actualmente la hablan más de 8 millones de personas.

La Comunidad de Acobambilla es vulnerable a sufrir multitud de desastres, debido en parte a su especial localización y al cambio climático que está dando lugar a lluvias torrenciales que provocan inundaciones y deslizamientos de tierras.

Pero además la población de Acobambilla es también vulnerable porque no cuenta con los recursos para enfrentarse a los desastres, ya que las consecuencias negativas de los desastres pueden reducirse si estamos preparados y contamos con los recursos adecuados.

La información también es muy importante ante los desastres, ya que por ejemplo si conocemos cuales son las zonas con menor riesgo de inundaciones podemos construir allí nuestras casas, o si hemos aprendido como actuar en caso de desastre, igualmente reducimos sus efectos negativos.

Lamentablemente, tras unas lluvias torrenciales en febrero del 2012, el rio Acobambilla se desbordo a su paso por esta pequeña comunidad, destruyendo casas, edificios públicos, campos de cultivo y ganado.

En ese momento PROYECTO SOLIDARIO se puso en marcha para apoyar a las familias afectadas, ya que al ser una

comunidad que cuenta con pocos recursos, una pequeña perdida supone un impacto considerable en sus vidas.

Se identificaron a las familias que habían perdido sus bienes y se les restituyo sus medios de vida, construyendo nuevas casas y ofreciéndoles nuevas semillas y animales para sus huertos y granjas, para que así pudiesen volver a disfrutar de su vida como antes.

Pero de poco serviría si nos limitásemos simplemente a devolver todo como estaba antes, ya que tarde o temprano el río volvería a desbordarse y crear los mismos destrozos. Por ello realizamos un estudio de riesgos en la comunidad, identificando las más zonas seguras  donde construimos las nuevas casas.

Todo ello ha dado lugar a un cambio increíble en la comunidad de Acobambilla, la cual debido a los desastres que han sufrido, se había trasformado en un lugar triste y sin esperanza, una comunidad donde sus habitante  comenzaban a marcharse en busca de un lugar con mejores oportunidades. En cambio, después del apoyo y la ayuda que han recibido, han vuelto a ser una comunidad alegre y con esperanza, los habitantes que se marcharon regresan y las sonrisas de los niños y niñas vuelven a llenar  sus calles.

Ofrecimos formación a la comunidad para que conozcan los peligros a los que se enfrentan y sepan cómo evitarlos y enfrentarse a ellos, conformando un Comité de Defensa Civil que cuenta con los recursos para alertar y evacuar a la comunidad en caso de riesgo de desastres.